De acuerdo con las cifras de la última Encuesta Nacional sobre Productividad y Competitividad de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (ENAPROCE), en México existen 4.1 millones de micro, pequeñas y medianas empresas. Según indican las estimaciones de dataPlor, para finales del mes de mayo el 75% de las MiPyMEs, es decir 3.07 millones, podrían sufrir afectaciones financieras severas, debido a los efectos de la pandemia mundial por el Covid-19.

Estas afectaciones se derivan principalmente del cierre de operaciones de los negocios, limitaciones en su producción normal, y la caída en ventas producidas por el aislamiento social de la población. Para superar estos obstáculos, los dueños de pequeños negocios deben implementar medidas creativas y adaptarse a las nuevas condiciones del mercado para asegurar su operación durante y después de la contingencia.

Una de las industrias que han visto un mayor avance en este sentido, por ejemplo, es la del cuidado de la salud. Mientras se mantienen las restricciones para evitar nuevos contagios por el Covid-19, profesionales de la salud de áreas no relacionadas con el tratamiento de esta enfermedad están migrando a nuevos modelos de servicio, apoyados por la tecnología. “Hemos visto un incremento significativo en las consultas de salud mental a través de plataformas como Skype y Google Hangouts, debido a los picos de ansiedad que está viviendo la población, por ejemplo”, señala Geoffrey Michener, CEO y fundador de dataPlor.

Además de utilizar las plataformas mencionadas, empresas del sector salud y bienestar especializadas también están tomando acciones para poder ayudar a la gente de manera remota. Un ejemplo es Curatech, una startup mexicana del sector health-tech, la cual conecta a profesionales de la salud como médicos y terapeutas, con pacientes que necesitan una consulta a distancia. El servicio se realiza de forma remota a través de su app, en donde los pacientes pueden obtener un diagnóstico y una prescripción médica sin salir de su casa, evitando saturar las clínicas y hospitales que en este momento se encuentran a tope de operación debido a los pacientes infectados o sospechosos de tener el coronavirus.

Las personas se encuentran en un momento de estrés por cuestiones como el aislamiento social, la incertidumbre económica y el miedo a contagiarse. Los profesionistas del área médica y de la salud tienen una importante labor para atender estos casos, y están encontrando un aliado muy útil en las tecnologías y apps que tienen a la mano para seguir ofreciendo sus servicios de forma remota, en lo que llamamos telemedicina”, explica Michener.

Otro sector que ha resentido de manera fuerte los efectos de la cuarentena es el de los restaurantes y tiendas minoristas. Debido a las restricciones para operar impuestas a los restaurantes, aquéllos que se mantienen abiertos sólo pueden ofrecer comida para llevar y servicio a domicilio, por lo cual se han tenido que idear nuevas formas de ofrecer sus servicios y servicios para mantener su operación.

En la ciudad de Guadalajara, señala dataPlor, han surgido propuestas para apoyar a los negocios locales en estos tiempos difíciles. El sitio web SoyGDL, por ejemplo, se lanzó para informar a los vecinos de la ciudad sobre los restaurantes que siguen abiertos para ofrecer comida para llevar o servicio a domicilio, integra un mapa interactivo con las direcciones de los restaurantes y además ofrece promociones para incentivar y mantener las compras a estos negocios locales.

Otros segmentos de la cadena de suministro, que tradicionalmente no eran visibles para el público, como los proveedores de insumos, están utilizando sus redes sociales para llegar al consumidor final. dataPlor señala el caso de Atunería Gdl, un distribuidor de mariscos en dicha ciudad, que debió cerrar sus puertas al entrar en la fase 2 de la contingencia. Para seguir con sus operaciones recurrieron a su página de Facebook para ofrecer atún y salmón fresco a sus seguidores, utilizando servicios de entrega a domicilio como Rappi y iVoy. “Las personas pueden hacer un pedido por teléfono, o ponerse en contacto con ellos a través de mensajes en sus redes, y seguir apoyando con su compra a un negocio que ha encontrado formas de seguir activo a pesar de las restricciones”, menciona el CEO de dataPlor.

Un sector más que se está reinventando durante la cuarentena, es en general el de todos los giros que fueron denominados como “no esenciales”, y que en este momento se encuentran detenidos casi por completo. “El camino al cual están migrando esta clase de servicios es la digitalización y la oferta remota de servicios, en áreas donde antes habría sido impensable ver un servicio de esta naturaleza”, señala el directivo.

dataPlor recopiló información sobre tres casos concretos. El primero es la organización Apoyo y Formación Infantil AFIN, quienes han pasado de los servicios de apoyo y cuidados infantiles para padres, a ofrecer servicios de niñera a distancia, así como apoyo remoto para el cuidado de niños. También con relación al cuidado y educación de niños, la organización Easy Peasy Maths está ayudando a las cabezas de familia ofreciendo clases de matemáticas en línea para niños, a través de su página de Facebook.

El tercer caso es del conocido Cine Tonalá, en la Ciudad de México. Después de bajar las cortinas de sus salas, el cine habilitó un servicio de streaming con un extenso catálogo de películas a un bajo costo, generalmente reservado a salas de cine independientes, así como servicio a domicilio del menú de su cafetería. De igual forma, ofrecen entradas y palomitas para la reapertura de puertas de sus salas a los clientes que realicen un donativo de 250 pesos, con el fin de mantener a su equipo de trabajo durante la contingencia. “Nos encontramos en un momento de incertidumbre sobre el impacto total de la pandemia a los negocios. Lo único cierto es que afectará a todas las personas y negocios a nivel global, por lo cual el factor diferenciador para la supervivencia de las PyMEs será el ingenio, además de la perseverancia”, añade Michener.