La primavera ya esta aquí, y con ella, la temporada perfecta para tomar unos días de vacaciones y de tiempo libre, pero, si en tus accesorios tienes una anillo, aretes, collar o dije con diamantes, deberás poner especial atención, pues en estos meses necesitará un cuidado extra.

Pensando en ello, PIMP, marca de diamantes fuera de lo común, te comparte 4 consejos básicos para cuidar tú joyería en estas vacaciones.

Especial atención al calor

Es importante que consideres un detalle en el que tal vez no habías pensado, pues cuando las temperaturas suben en verano, el cuerpo suele dilatarse, lo que también afecta a nuestros dedos, llegando a aumentar hasta dos tallas de las que usualmente usamos.  Esta situación puede hacernos sentir seguras de no poder perder nuestros anillos, pero no es así, pues sin darte cuenta puedes quitártelos para “descansar” y perderlos. Así que trata de siempre usar anillos con los que te sientas cómoda.

No te olvides de la arena y bloqueador

Si, en tus planes está visitar alguna playa en estos días, es imprescindible que consideres evitar el contacto directo entre tus acceosrios y los protectores solares. Además, recuerda que la arena contiene micro granos de minerales entre los que encontramos cuarzo, feldespato y mica. Estos dos últimos tienen una dureza muy baja en la escala de Mohs lo que lo hace inofensivo, pero el cuarzo, tiene una dureza de 7 en la mencionada escala.

El problema que puede ocasionar este mineral, es que puede rayar a minerales como el oro.

Sí, tus accesorios de oro, podrán perder algo de su pulido, así que, te recomendamos que, al regresar de tus vacaciones, vayas con tu joyero para que les de una limpieza y les devuelva su brillo. Recuerda que las gemas que nunca se rayan son los diamantes, los rubíes, los zafiros y las esmeraldas.

Alberca y mar

Aunque sea dificil de creer, el agua no sólo puede resultar dañina para el anillo por el efecto erosivo de la sal o el cloro: sino que cuando está muy fría, puede hacer que el anillo se nos escape del dedo más fácilmente, y más si hay olas de por medio. Si vas a nadar en el mar o piscina, es mejor resguardarlo directamente en casa o en la habitación del hotel.

Asegura tus joyas

Un buen punto de partida para cuidar de tus joyas más valiosas en vacaciones y en tu día a día, por ejemplo, tu anillo de compromiso, es asegurarlo, especialmente si es muy valioso económicamente.

Sabemos que el valor sentimental de una joya de este tipo no puede reemplazarse si lo perdemos, pero, por lo menos, podemos proteger el valor de algo que más tarde se convertirá en una joya familiar. Estos seguros, que, a veces, pueden incluirse en el seguro del hogar o de viaje, suelen protegernos de pérdidas, robos o daños sustanciales.

Por último, no olvides siempre guardar en una cajita especial tus joyas, con ello, además de protegerlas, evitarás pérdidas.

Si aún no cuentas con una pieza que pueda ser la protagonista de tus vacaciones y de todos tus días, te invitamos a visitar PIMP y elegir una joya única e irrepetible. Si quieres conocer más sobre PIMP y sus piezas exclusivas, así como de su llegada a México, puedes seguirlos en Instagram como perfectlyimperfect.oficial.